SDN of the world (as we know it)…

La excelente canción de R.E.M. (“It’s The End Of The World As We Know It (And I Feel Fine)”) nos sirve de introducción a un término candente: Software Defined Networks o SDN.

SDN, conceptualmente hablando, y sin poder extendernos en una entrada de blog como ésta, se basa en extraer el plano de control del equipamiento de comunicaciones, Switches y Routers en principio, pero en seguida extendido a otros elementos, especialmente los Virtual Routers y Switches (VRS).

Si bien es cierto que SDN nace en la comunidad universitaria con un objetivo concreto, la realidad es que su aplicación inmediata se da en los datacenter y operadores de Cloud. La flexibilidad de los recursos de cómputo no estaba acompañada por una flexibilidad par en la parte de red, lo que implica pérdidas de eficiencia, configuraciones erróneas y al final paradas no contempladas. Era necesario por tanto flexibilizar la red de comunicaciones.

Mediante SDN es posible enviar el plano de control a un Controlador SDN externo. Este controlador manda las órdenes de configuración a los elementos (físicos o virtuales), y éstos resuelven el plano de datos (forwarding) siguiendo las instrucciones del controlador.

El controlador dispone de una interfaz normalizada (XML, XMPP, etc.) hacia las aplicaciones que usan la red. Las órdenes de las aplicaciones son “traducidas” a instrucciones entendibles por los equipos. Pueden ser instrucciones SNMP, scripts, o protocolos más elaborados, para mantener un conjunto de funcionalidades estándar, como OpenFlow o XMPP.

SDN integra y automatiza, pero ¿y la estandarización?

Por tanto, es posible disponer de una planta heterogénea de equipos, e integrarlos dentro de un único controlador SDN. Aparece aquí la primera ventaja importante de SDN, la capacidad de LIBERAR, por primera vez en muchos años, las redes de comunicaciones de fabricantes con claras tendencias a las soluciones propietarias.

Otra importante ventaja es la automatización de las tareas de operación. Con SDN las aplicaciones requieren al controlador directamente la creación, modificación y destrucción de los recursos de red, acortando los tiempos de activación de servicios.

Ahora bien, no todo son ventajas. La estandarización necesaria para que SDN sea realidad es complicada de alcanzar. El propio OpenFlow dispone de campos “vendor-specific” para implementar funciones avanzadas, que necesariamente serán propietarias en un primer momento. Y no todos los fabricantes tenemos la política de estandarización en nuestra genética.

Además, el equipamiento integrable en SDN debe disponer de chipsets de última generación, que hagan más robusto y escalable el plano de datos. La industria lleva 30 años evolucionando un conjunto importante de protocolos y no podemos pensar que sus funciones se meterán en un controlador SDN y …magia !!!

Nuevos modelos de negocio

Por otra parte, alrededor de SDN surgirán algunos modelos de negocio interesantes. Podemos ver el controlador SDN como una plataforma de aplicaciones, sobre la que las empresas podrán definir aplicaciones que, usando el interfaz estandarizado, permitan resolver sus necesidades particulares, y cuando el ciclo de renovación de equipamiento llegue, las aplicaciones no deberán ser modificadas. Y como extensión de este modelo, empresas que comercialicen aplicaciones ajustables, al modo que ocurre con las plataformas de aplicaciones móviles hoy en día.

Imaginemos también un controlador SDN en la nube, de forma que un proveedor ofrezca a las empresas la capacidad de controlar sus equipos, sin el desembolso de un controlador SDN propio.

En fin, que efectivamente, con SDN, nos toca vivir una nueva revolución… and I feel fine !!!!

About the author