¿Por qué es importante un modelo de nube pública en el entorno empresarial?

El debate entre nube pública o nube privada es conocido y en esta ocasión no voy a entrar a comparar ambas aproximaciones con el fin de dar mi veredicto.

Sin embargo, sí que querría destacar algunos valores fundamentales que un pedacito de nube pública puede aportar en un entorno empresarial. Y digo “un pedacito” porque soy un convencido de la utilidad de los modelos híbridos, donde tanto la nube pública como la nube privada contribuyen a definir la mejor aproximación posible para una corporación.

Permitidme que os proponga un análisis por reducción al absurdo:

En un entorno social y empresarial en el que hay una cada vez mayor interacción entre personas (personas de dentro de un entorno privado o público, personas que pertenecen a diferentes organizaciones, …) pero también entre personas y otras entidades (recordemos la cada vez mayor aceptación y proliferación de elementos relacionados con el IoT*), ¿podemos definir un marco de trabajo que venga delimitado por un entorno privado, por un entorno en el que INTERNET se vea encorsetado por condicionamientos de seguridad, confidencialidad, etc…? Yo creo que no, con lo que automáticamente deberíamos deducir que, al no poder hacerlo con un entorno privado, debemos hacerlo con un entorno público.

¿Quiere eso decir que tenemos que irnos al extremo opuesto y optar por entornos de comunicación y colaboración basados al 100% en INTERNET? Pues evidentemente, no. Sin embargo, sí que podemos y debemos delimitar los servicios y capacidades de los que vamos a disfrutar a través de una aproximación privada de aquellos que requieren de la flexibilidad y apertura de una red pública.

Imaginemos una ciudad digital, que puede ofrecer servicios e información gracias a elementos IoT* que pueden desencadenar acciones posteriores por parte de los ciudadanos que reciban, en tiempo real, información proveniente de dichos dispositivos (tráfico, niveles de contaminación, tiempos de espera en paradas y estaciones, …). ¿En qué aproximación nos basaríamos para ofrecer dichos servicios? ¿nube pública quizás?

Sin embargo, pensemos en los funcionarios de ese Ayuntamiento: puede que precisen de capacidades específicas para que puedan realizar su labor, y que manejen información que sólo ellos deben manejar… ¿nube privada quizás?

Finalmente, pensemos en el Ayuntamiento en su globalidad: tendrá que ofrecer servicios al ciudadano y a sus propios empleados, incluso tendrá que ofrecer parte de esos servicios de igual manera a ciudadanos y empleados y otra parte sólo a los ciudadanos o sólo a sus empleados… ¿nos va cuadrando ya una nube híbrida que permita integrar servicios de un tipo y de otro?

Desde Alcatel-Lucent Enterprise estamos facilitando dichos entornos tanto en lo que se refiere a las capacidades de las redes de comunicación como en lo concerniente a servicios de comunicación en tiempo real, a través de soluciones de nube híbrida.

IoT* : Internet of Things (Internet de las cosas)

About the author