Las Administraciones públicas y la conversación

Una Administración Pública (sea central, autonómica o local) ofrece comunicación fluida de los empleados públicos con los ciudadanos y de los empleados públicos entre sí.

Cada vez es más necesario que esos empleados (en mayor o menor número, con densidades diferentes según el tipo de trabajo que realizan y de responsabilidad que tienen, y que como ejemplo inmediato veo a empleados públicos con determinados perfiles en los departamentos de salud, justicia, agricultura o industria) estén permanentemente conectados para que puedan conversar sobre asuntos que, cada vez más, requieren una respuesta muy rápida y muy definida. También es importante que puedan comunicarse desde cualquier dispositivo y que lo hagan con independencia de la red en la que se encuentren. Y que aprovechen las capacidades multimedia que las tecnologías de la comunicación ponen a su disposición.

La vivencia de ciudadanos y empleados en su conversación

Las Administraciones se ven obligadas a afrontar nuevos desafíos en la atención que ofrecen a los ciudadanos. Hoy contamos con  soluciones de comunicación multidispositivo, multiparticipante y multimedia que les permite mantener una conversación fluida, completa y satisfactoria. Y tenemos infraestructuras de red, sobre las que fluyen las aplicaciones que hacen posibles esa conversación, con capacidad de gestión y con seguridad (por ejemplo con planteamiento de solución completa, con core de datacenter que cubre la comunicación entre servidores y almacenamiento y que cubre la red de usuarios, con facilidad de gestión en entorno virtual, con optimación del rendimiento en el acceso a la información, …). La combinación de estas capacidades de soluciones e infraestructura se nota de forma crítica en la experiencia de usuario.

Utilizar estas soluciones en las comunicaciones habituales del ciudadano con los empleados de la Administración mejora la experiencia de los interlocutores tanto en lo que se refiere a ‘entender’ lo que el ciudadano necesita como a mejorar el tiempo de respuesta: satisfacción del usuario y aumento de productividad vienen entonces de la mano.

Cómo decidirse por una u otra solución

Los departamentos implicados analizarán alternativas, visitarán referencias, comprobarán el estado de madurez de la tecnología, verán soluciones de diferentes suministradores (y aquí el ‘verán’ es literal: muy a menudo la comprobación comparativa con un caso práctico aplicado a sus necesidades en las salas de demostraciones de los socios tecnológicos es un factor crucial en la decisión), y en fin, comprobarán el ajuste a las necesidades de su organización. Pero también evaluarán la confianza que presentan tanto el socio tecnológico que provee la solución como el integrador que la implanta: su cercanía incluso física para resolver las situaciones que se plantean… En resumen, buscarán ajuste a sus requisitos, con socios que les aseguren solvencia, confianza e innovación.

About the author