Los mil dispositivos del puesto de trabajo

El otro día fui a ver a un amigo que estaba en su nuevo despacho de una empresa a las afueras de Madrid. Después de estar hablando un rato me di cuenta de que tenía la mesa en ‘u’  (típica del mobiliario de oficina de un tiempo  a esta parte) llena de dispositivos de comunicación: tableta y smartphone ambos de la marca más conocida para este tipo de dispositivos, teléfono de sobremesa y DECT de las soluciones de empresa de Alcatel-Lucent, ordenador ya no me acuerdo de qué marca, … me di cuenta de que sólo le faltaba para estar completamente conectado con todas las funcionalidades de una conversación multimedia que la pizarra que tenía a un lado de la habitación fuera interactiva y conectada a internet y que de paso, el monitor de televisión que también tenía un tanto arrinconado le permitiese hacer videoconferencia. Después me di una vuelta para saludar a otros conocidos en la planta del despacho de mi colega: los más tenían ordenador personal y teléfono (smartphone en general, pero también blackberries y algún teléfono ‘normal’), pero otros contaban con PC fijo, tableta y teléfono, y otros con… en fin, diferentes variaciones de un conjunto de dispositivos que está en continua evolución. Y lo que hace la situación más compleja: unos dispositivos son de la empresa y otros del empleado.

Recordé entonces, mientras varios tomábamos un café analógico, lo que dice mi compañero Jorge Arasanz, que de vez en cuando nos ofrece sus ideas como entradas en este blog, sobre los directores de sistemas de información de las empresas medianas y grandes: que en gran parte trabaja para que esos responsables de que las comunicaciones vayan bien en sus instalaciones y entre los empleados que están fuera de ellas, lleven una vida más tranquila en su actividad (y por eso incluye a veces, como apoyo a sus presentacione sobre infraestructuras de redes, una transparencia con una imagen de una playa semidesierta con tumbona y palmera).

No sé si todo eso que vi el otro día, y que cualquiera de nosotros puede observar en un cada vez mayor número de empresas, y que se ha dado en llamar BYOD, es una moda, una tendencia o qué, pero desde luego, hace bien Jorge en trabajar para que los dolores de cabeza de los responsables TI disminuyan.

About the author