La nube, cosa de cuentas y de motivación

Hoy quería hablar de la nube desde la perspectiva de los ahorros o menos gastos que supone para las empresas que adoptan sus soluciones y del interés de los usuarios. Pero mejor que mis ideas os copio aquí el artículo que sobre ese mismo tema ha escrito hace poco mi compañero Juan Manuel García Beneytez, director de soluciones para nube de Alcatel-Lucent Enterprise y que nos habla de una nueva era:

“Una nueva Era que se basa en tres grandes tendencias (que reformulan en la actualidad el panorama de la empresa, pues cambia la forma en la que las personas se comunican, o en esencia, usan las comunicaciones): una revolución del consumidor, que se hace con el control; una evolución tecnológica, que lleva a los departamentos IT a replantearse sus arquitecturas; y una transformación de negocio, que conduce a modelos de oferta tales como los servicios basados en la nube.

Esta transformación global y profunda fuerza a los decisores de las empresas a dirigir su organización a la nueva Era que podemos llamar de la nube personal, y que tiene que ver con la infraestructura de red, los dispositivos, las aplicaciones y los servicios relacionados.

Los avances en las tecnologías facilitadoras (virtualización, centralización, estándares abiertos) permite ese cambio, y permiten a los decisores plantear modelos de consumo diferentes, centrados en el usuario y rentables.

 

 

Los actores se suben a la nube

Los empleados, la dirección de la empresa, los proveedores de servicios y los integradores tienen un papel que jugar en las soluciones en nube. Con intereses complementarios: los empleados buscan en los servicios que puede ofrecer la nube lo instantáneo, lo flexible, lo productivo, y la libertad; la dirección quiere seguridad, predictibilidad, flexibilidad, protección de la inversión, diferenciación, y claro, control de costes; los proveedores de servicio y los integradores quieren mantener sus clientes y ganar nuevos, el retorno en la inversión, y desde luego la diferenciación.

 

Pero ahora hay un factor clave a considerar: el factor humano es parte de la decisión. Lo que se conoce bajo el paraguas de organizaciones guiadas por el usuario, donde la eficiencia y la motivación personales son lo más importante, que tienen en cuenta las preferencias de los empleados y sus modelos de consumo, que toman en serio el fenómeno BYOD y quieren sacarle el máximo beneficio. Esto no supone olvidar el aspecto IT, si no que contempla un panorama más amplio, donde los factores IT y humano juegan para decidir cualquier transformación de las comunicaciones.

 

 

El usuario, impulsor

En las organizaciones guiadas por el usuario, el empleado espera flexibilidad para acceder a lo que considera su nube personal, para llegar a las aplicaciones y servicios que necesita para realizar su trabajo, y espera hacerlo de la misma forma que usa los dispositivos de comunicación en su vida privada, decidiendo qué aplicaciones descargar, y espera tener acceso a todo (nube pública o privada) desde su nube personal, sin instalaciones complejas, asociando esas aplicaciones con el servidor de comunicaciones de la empresa. Y quiere empezar a conversar con otros empleados y con clientes, dentro y fuera de la empresa, y como sabe de la potencia de multimedia y redes sociales, quiere compartir vídeo por ejemplo, y no quedarse quieto mientras conversa (y que no note el cambio de lugar o de dispositivo, para no perder el contexto). Y esto incide en la actividad, en la motivación.

 

Una oferta competitiva de comunicaciones unificadas en la nube

Un proveedor de soluciones de comunicaciones para nube como Alcatel-Lucent puede construir una oferta consistente de tipo UCaaS si consolida los siguientes pilares básicos:

-      el tecnológico, basado en la evolución hacia la virtualización de los productos de comunicaciones. Productos cada vez más basados en SW y con soluciones HW agnósticas, lo que facilita la integración en el data center

-      el de un ecosistema de partners amplio y representativo que permite adaptarse a las necesidades de cada data center

-      el comercial, que refleja un modelo flexible de nube, con un precio por usuario e incluso por uso, con flexibilidad, ofreciendo diferentes niveles de servicio según las necesidades específicas de cada empresa (según el número y tipo de empleados que requieren de comunicaciones más o menos enriquecidas)

 

Una oferta que, también está guiada por el usuario, a imagen de la organización moderna de la que hablaba más arriba y que da una solución simple, escalable, con un despliegue IT simple y automatizado, y sobre todo, enfocada a ser óptima en el gasto, que combine eficiencia y rentabilidad. Una oferta que, además aprovecha la aceleración de la innovación que permite un modelo de nube, donde el proveedor de servicio incluye las actualizaciones que hacen que el usuario aproveche las últimas innovaciones sin costes considerables de CAPEX.

En resumen

Se trata, de ayudar a las empresas a migrar a la nube y aplicar modelos de negocio más económicos cuando afrontan el reto de suministrar servicios de comunicaciones a una plantilla con una alta movilidad y orientada a las aplicaciones. Porque la tecnología de la nube ofrece a las empresas la capacidad de integrar comunicaciones avanzadas y seguras con funciones de colaboración que aumentan la implicación y la productividad de los empleados y son al mismo tiempo rentables.”

About the author