Cuando el móvil encontró a la nube.

Esta semana he estado en el Mobile World Congress, evento que se celebra anualmente en Barcelona. Cada vez que lo visito quedo impresionado por el nivel de energía que se respira.

Tal y como viene ocurriendo desde hace unos años, las estrellas del certamen son los dispositivos móviles y las aplicaciones que nos ofrecen gente como Facebook o Whatsapp. Estos últimos han sido unos de los triunfadores del certamen tanto por la presencia de sus líderes Mark Zuckerberg y Jan Koum en la Feria como por su presencia también en la noche Barcelonesa.

Los dispositivos móviles y sus aplicaciones son la ventana a un nuevo mundo que reside en un lugar desconocido para la mayoría: la nube.

Pero… un momento, ¿ es el éter el que permite al móvil conectarse con la nube?

Pues sobre esto trataba este año el pabellón de Alcatel-Lucent: sobre cómo  el móvil se encuentra con la nube.

 

Acceso ultra-rápido.

En primer lugar está el acceso; el medio que permite que nuestra tableta se enchufe a la red. Este acceso tiene que ser ubicuo; con un gran ancho de banda para permitir que todo tipo de aplicaciones multimedia viajen sobre el aire; que permita trabajar en zonas de muy alta densidad de usuarios; que sea transparente para los usuarios el tipo de tecnología de acceso que están usando. O sea, que los usuarios no sean conscientes de que existe.

El tema central para el acceso en nuestro pabellón es ‘ultra broadband’, es decir, el uso de las más avanzadas tecnologías para dar acceso ultra rápido a los usuarios. Esto se consigue en un entorno público mediante el uso de la tecnología LTE, más conocida como 4G. El acceso además se hace híbrido danto lugar a las redes heterogéneas (hetnets) que permiten que un usuario esté usando de forma alternativa accesos LTE o acceso WIFI.

Además, estas redes de acceso se pueden desplegar como small cells, celdas pequeñas, de forma que se minimiza el impacto del despliegue y se consigue dar máxima densidad de cobertura. Con este tipo de tecnología podemos dar cobertura a campos de fútbol con una calidad de servicio muy superior a la actual.

La transformación de la red y la nube.

Aquí estamos hablando de Transformación en mayúsculas. El impacto de las redes IP, de las tecnologías de virtualización y la conversión en software de los elementos de control van a permitir un cambio radical en el aspecto de las redes de comunicación.

Alcatel-Lucent apuesta por virtualizar los elementos de control de la red, llevándolos a la nube y orquestando la creación de servicios extremo a extremo mediante tecnologías SDN (Software Defined Networks). Esto es posible ya que el core de la red se unifica sobre la tecnología ip. Esta evolución se realiza de forma conjunta con los propietarios de las redes, como es el caso de Telefónica.

El futuro: la innovación.

Alcatel-Lucent es heredera de Alexander Graham Bell a través de los renombrados Laboratorios Bell (Bell Labs). Los Bell Labs son los motores de la innovación en Alcatel-Lucent y ya están trabajando en la quinta generación de comunicaciones móviles (5G).

Pero… ¿qué significa 5G y para qué lo queremos? Pues éste es el trabajo de los investigadores de los Bell Labs: crear conocimiento sobre nuevas tecnologías en redes y en radio y simultáneamente prever cuáles van a ser las necesidades dentro de 10 años. Este proceso es largo ya que una vez hemos generado este conocimiento, la industria tiene que acordar unos estándares para que los dispositivos y las redes se entiendan.

La empresa en red.

Hemos hablado de la tecnología que va a permitir que todos estos dispositivos y aplicaciones que hemos visto en el Mobile World Congress los podamos utilizar en cualquier lugar y en cualquier momento, tanto como consumidores como profesionales. ¿Qué impacto tendrá esto en las empresas?

Si ahora ya el mundo del consumo está influenciando en cómo trabajamos, con las nuevas tecnologías que nos llegan la presión aún va a ser mucho mayor. Vamos a tener dispositivos móviles cada vez más potentes y con una mayor facilidad para usarlos en cualquier lugar y con cualquier tipo de aplicación. La introducción de los dispositivos propios en las empresas va a ser algo imparable y ello hace que estas tengan que estar preparadas para gestionarlo y para que la amenaza se convierta en una oportunidad.

 

Los usuarios de las empresas van a demandar cada vez más un acceso homogéneo a la red estén donde estén: en la calle, conectados con el WIFI de la empresa o a la LAN. Las aplicaciones que se usen cada vez requerirán un mayor ancho de banda por la proliferación de contenido multimedia, y por tanto, también será necesario que las redes se adapten a esta demanda diferenciando calidades de servicio y prioridades en función de la aplicación, dispositivo y usuario.

Las empresas van a tener que estar preparadas con redes WIFI y LAN de alta capacidad; con la capacidad de gestionar un acceso unificado a dichas redes y haciendo que éste sea seguro; que la red se adapte a cada usuario y además gestionando de forma automatizada la incorporación de dispositivos del empleado y visitantes.

En el Mobile World Congress vemos hacia dónde se dirige el móvil, y lo que vemos es que va al encuentro de la nube.

About the author